Las marcas andaluzas que cumplen este requisito, se someten a rigurosos controles, tanto en su proceso de  fabricación como en el producto terminado.

Por eso, cuando una marca ostenta el distintivo del Consejo Regulador está garantizando al consumidor un producto con las máximas condiciones de calidad.